Colores primarios, gánsteres y sexploitation

Lo que más me ha sorprendido de El método Gemini es el arte con que Magius, autor total de este tebeo, combina los tres colores primarios -más un blanco y un negro muy comedidos- para componer un relato de gánsteres.

No es que la historia no tenga interés, que lo tiene, por muy dejà vu que resulte. Coppola y Scorsese actualizaron en su día las películas de mafiosos y David Chase creó Los Soprano para la televisión. Y ese mismo entorno familiar e italoamericano en el que se desenvuelven los delincuentes es el elegido por Magius para su historieta. Hablamos de un género tan codificado (como pueda serlo el western) que permite confeccionar innumerables relatos en soportes y formatos diversos. Magius confirma con El método Gemini su dominio del lenguaje de cómic, un dominio que bebe de múltiples fuentes artísticas y culturales. El autor demuestra que sabe escribir con la tinta de esas fuentes y con buena caligrafía.

Un ejemplo del savoir faire de Magius al que me refiero en El metodo Gemini se observa en esas diez páginas en las que el autor construye una larga secuencia a partir de un montaje en paralelo en el que se suceden música, letra e imágenes de la ópera Pagliacci, de Leoncavallo, en yuxtaposición con una reflexión sobre la música, la letra, la lectura y la escritura en el ámbito de las actuaciones mafiosas.

Pero ya digo arriba que la sorpresa me la ha proporcionado el arte de Magius. Su magna combinatoria. La creación de estructuras visuales y narrativas complejas a partir de la disposición de elementos simples. Tres colores, en este caso (más algo de blanco y de negro). Colores primarios, como primarios son los instintos y deseos que mueven a los personajes de la trama. Es un acierto la elección cromática de Magius para el marco de una historia que fluye en los escenarios urbanos de los setenta pasados, con la confluencia del pop, la psicodelia y la sexploitation.

Magius es el nombre elegido por Diego Corbalán (n. 1981) para firmar sus trabajos. El pseudónimo lo toma prestado del Magius medieval, un monje del siglo X iluminador o ilustrador de códices, especialmente de los llamados beatos o comentarios al libro del Apocalipsis. De alguna manera el Magius de ahora, murciano cabal, prosigue la tarea de su antecesor del medievo. Ilumina otras versiones del apocalipsis, mucho más cercanas para nosotros. En eso estriba su arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s